23.03.2016
Portal de las Artes Visuales en Cuba

Rubén Rodríguez en Arche Galería

Antonio Pérez Santos

Digamos que Rubén Rodríguez no seduce al espectador con el imperio de lo decorativo o de lo suntuoso, si bien su obra —consistente y bien plantada— recorre, desde los procesos propios de la pintura (de su signo específico), el camino de los maestros. En medio del remolino de renovación e innovación de los años ochenta, se centró en apuntalar una poética asentada en el dominio de los medios y requerimientos técnicos del arte. Nada puede reprochársele en términos de realización y de factura.

Rubén es hoy un creador consumado en el sentido de gran autor. Primero, por sus rigurosos años de formación con muchos magisterios destacables, pero con el peso y el sello innegable —aun cuando no sea una marca evidente y legible— de ese avant-garde que fue Antonio Vidal. Segundo, por su ya larga ejecutoria de más de treinta y cinco años y, sobre todo, por la extensión y alcance de su producción. Y es que, a estas alturas, para él pintar es un hecho: pinta como quiere. Ahora bien, calificar su método de estricto o ceñido sería solo un pecado más, si esto nos lleva a ignorar toda la carga procesual —como elaboración artística y como trabajo realizado con la materia pictórica— que, bajo ese tamiz de sobriedad y contención, se oculta.

El énfasis en la línea a carbón —cara a la tradición pictórica cubana desde Wifredo Lam hasta nuestros días, solo que ahora es protagonista prácticamente absoluta del discurso e impone su propia semántica— marca y determina el resto de las relaciones formales. La planimetría, la hegemonía a nivel compositivo de la figura humana, la insistencia en los blancos, los negros y en las distintas gradaciones de grises —salpicados a veces por ligerísimos y casi imperceptibles acentos azules, amarillos, verdes y rojos— subrayan el dramatismo y expresión general de las obras.

Las anteriores observaciones de estructura y morfología no servirían ni anticiparían mucho, si no develaran las claves que estimulan y predeterminan el acercamiento activo, la lectura compleja y desafiante. Rubén acomoda su arsenal de registros visuales para introducirnos, desde una traza personal y acabada, en la prominencia de su arte, nos involucra en la aventura de los cuerpos y en la avidez por el sexo en su dimensión orgiástica y hasta en sus podredumbres. Eso sí: sin traumatismo ni escandaloso arbitrio. Más bien, guiño y complicidad de por medio, nos toma de la mano y nos invita a un tránsito natural.

No se trata de construcciones elípticas, porque el tema está ahí ante los ojos. Mas algo de callado, de supuesto, de enigma, ronda las atmósferas de sus cuadros: no es pura evocación, pero se evoca; ni pura metáfora, pero se alude. El público sabe lo que se está viendo y también lo que no se está viendo. De esta manera, el detalle y la anécdota tienen espacio aun para la cimentación individual y colectiva de sentidos y de significados plurales. No es el carácter voluptuoso lo que nos atrapa; es la violencia oscilante entre la sujeción, lo referido y lo explícito. Es el palpable acto de entrega y posesión, de someter y ser sometido. Todo lo anterior nos permite entonces participar del propio asombro del artista y compartir con él ese peregrinaje sublime y angustioso del ser sexual.

El valor de sus recreaciones y conjeturas radica en la fuerza plástica de la representación y también en el ademán desafiante de su sincero erotismo, cargado de referencias y citas a los genitales y de éxtasis culminativo. El cuerpo humano siempre será un paisaje exótico: una pradera con senderos insospechados, con trillos que se bifurcan hacia la existencia, la exploración, la zozobra y el deseo.

Rubén no teme. Se nos exhibe como El buey desollado. Nos invita a meter las manos en sus carnes, a hurgar en ellas, a escudriñar en nosotros mismos las ambiciones más viscerales, tras una verdad que, de antemano, conoce inasible y de igual modo ineluctable, cuando indagamos en los resquicios oscuros y enmarañados del hombre.

See full article

Rubén Rodríguez. From Cloaks series. 2002. Oil, ink, and charcoal on Guarro heavy paper

Rubén Rodríguez en Arche Galería

By March 23, 2016Artists, Exhibition

Author federico

More posts by federico
Back